Pastillas para el acné


En este artículo sólo quiero hablar sobre otro tipo de píldoras para el acné, ya que Roacutan no es el único medicamento vía oral que existe. Básicamente podemos encontrar tres grandes grupos de pastillas: los antibióticos, los medicamentos hormonales y los retinoides.

Los antibióticos por lo general tienen un impacto rápido en el organismo, atacando el problema del acné y reduciendo la inflamación. Su objetivo principal es reducir la cantidad de bacterias, pero aunque logren dicha tarea en la mayoría de los casos, también acarrean problemas y / o desventajas. El principal inconveniente de tomar estas pastillas es que lo que se mejora rápidamente por un lado, al poco tiempo se descontrola y vuelve todo como antes o peor. Con esto quiero decir que si bien en general suelen disminuir el acné, cuando dejas de tomar las píldoras, la inflamación vuelve y a veces con más fuerza. Por otro lado este tipo de medicamentos presenta efectos secundarios que muchas veces acarrean erupciones en la piel y otros problemas, por lo general menores y pasajeros.

Por otro lado tenemos las terapias hormonales, que básicamente son aquellas con las pastillas anticonceptivas que se les recetan a las mujeres. Pero la verdad es que su efecto sobre el acné es muy relativo, ya que sólo pueden reducir el mismo si la causa de los granos y espinillas es producto de un desorden hormonal. Aun así existen otras píldoras, similares a las anticonceptivas pero que contienen estrógenos, que pueden funcionar para tratar el acné. De todos modos, este tipo de medicamentos poseen varios efectos secundarios y el mejor consejo que puedo dar es: no alterar el equilibrio hormonal interno, porque suelen acarrear problemas de por vida.

Por último tenemos los retinoides, en los que Roacutan lidera la lista de productos de mejor calidad en este grupo. Es por ello que estas pastillas no son antibióticos ni tampoco píldoras hormonales, sino que sus efectos son producto de un derivado de la vitamina A. Aun así, como casi todos los medicamentos orales, tiene efectos secundarios. La diferencia es que posee mayor cantidad de efectos adversos y varios de estos son muy peligrosos para la salud. Pero volviendo a Roacutan, sus fabricantes sostienen que es el remedio definitivo para la cura del acné y que tomando este supuesto mágico remedio las espinillas, granos, puntos negros y demás, desaparecerán para siempre. Bueno, el problema radica en que ni este medicamento, ni ningún otro en el mundo, han demostrado ser la cura definitiva.


Es por ello que las pastillas para el acné son un arma de doble filo y deben ser recetadas con sumo cuidado por los médicos. Nunca tomes una píldora sin haberte asesorado e informado correctamente.